Revista de Actualidad y Tecnología
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué es la cirugía ortognática?

La cirugía ortognática es una intervención quirúrgica que se encarga de corregir las deformidades dento-cráneo-maxilofaciales mediante movimientos óseos maxilares y mandibulares, para lograr el equilibrio perfecto entre todas las características faciales del paciente.

La Clínicam16, clínica dental en Sevilla con especialistas en cirugía maxilofacial, lo definen como “una intervención de carácter correctivo que soluciona eficazmente problemas dentomaxilares y deformidades craneofaciales”. 

Objetivos

La cirugía ortognática es una intervención quirúrgica que se encarga de corregir las deformidades dento-cráneo-maxilofaciales mediante movimientos óseos maxilares y mandibulares. Los objetivos de la cirugía ortognática son los siguientes:

  • Corregir la maloclusión dental

La maloclusión dental es la mala posición de los dientes y las mandíbulas. Cuando este problema existe causa daños a nivel funcional. Es frecuente que quien tiene maloclusión dental tenga dificultad para masticar, respirar e incluso para hablar. Además, en muchas ocasiones también afecta a la estética. 

Con la cirugía ortognática se puede corregir la maloclusión dental. Esta consiste en corregir el movimiento de los huesos maxilares y mandibulares para lograr su posición correcta. 

  • Mejorar la función de los maxilares

Los maxilares son los que se encargan de acciones diarias y necesarias como la respiración, masticación y el habla. Para mejorar su función y corregir su posición se realiza la cirugía ortognática. 

Por ejemplo, la cirugía ortognática puede ayudar a mejorar la masticación en pacientes con prognatismo mandibular, que es una condición en la que la mandíbula inferior sobresale demasiado. También puede ayudar a mejorar la respiración en pacientes con apnea del sueño, que es una condición en la que la respiración se interrumpe durante el sueño.

  • Corregir las deformidades faciales

Las deformidades faciales pueden afectar a la estética del rostro y a la autoestima del paciente. La cirugía ortognática puede corregir las deformidades faciales mediante el movimiento de los huesos maxilares y mandibulares a la posición correcta.

Por ejemplo, la cirugía ortognática puede ayudar a corregir la asimetría facial, que es una condición en la que las dos mitades del rostro no son iguales. También puede ayudar a corregir el prognatismo maxilar, que es una condición en la que el maxilar superior sobresale demasiado.

Tipos de cirugía ortognática

La cirugía ortognática es una intervención quirúrgica que se encarga de corregir las deformidades dento-craneo-maxilofaciales mediante movimientos óseos maxilares y mandibulares. Los tipos de cirugía ortognática se clasifican según la región anatómica que se va a intervenir:

Cirugía ortognática maxilar

La cirugía ortognática maxilar se realiza para corregir las deformidades del maxilar superior. Las deformidades del maxilar superior pueden causar problemas funcionales, como dificultad para masticar, hablar o respirar. También pueden afectar a la estética del rostro.

Las deformidades del maxilar superior que pueden ser corregidas con cirugía ortognática incluyen:

  • Prognatismo maxilar: el maxilar superior sobresale demasiado.
  • Retrognatismo maxilar: el maxilar superior no sobresale lo suficiente.
  • Desviaciones del maxilar: el maxilar se desvía hacia un lado.

Cirugía ortognática mandibular

La cirugía ortognática mandibular se realiza para corregir las deformidades de la mandíbula inferior. Las deformidades de la mandíbula inferior pueden causar problemas funcionales, como dificultad para masticar, hablar o respirar. También pueden afectar a la estética del rostro.

Las deformidades de la mandíbula inferior que pueden ser corregidas con cirugía ortognática incluyen:

  • Prognatismo mandibular: la mandíbula inferior sobresale demasiado.
  • Retrognatismo mandibular: la mandíbula inferior no sobresale lo suficiente.
  • Desviaciones de la mandíbula: la mandíbula se desvía hacia un lado.

Cirugía ortognática bimaxilar

A diferencia de los anteriores tipos, la cirugía ortognática bimaxilar está diseñada para corregir las deformidades que existen en ambos maxilares. El problema de las deformidades bimaxilares son los mismos que los ya mencionados en los casos anteriores:  dificultad para masticar, hablar o respirar. Y, en consecuencia, también produce problemas estéticos. 

Las deformidades bimaxilares que pueden ser corregidas con cirugía ortognática incluyen:

  • Prognatismo maxilomandibular: tanto el maxilar superior como la mandíbula inferior sobresale demasiado.
  • Retrognatismo maxilomandibular: tanto el maxilar superior como la mandíbula inferior no sobresalen lo suficiente.
  • Desviaciones maxilomandibulares: tanto el maxilar superior como la mandíbula inferior se desvían hacia un lado.

Cómo se realiza la cirugía ortognática

La cirugía ortognática es una intervención quirúrgica compleja que se realiza principalmente para corregir las deformidades dento-cráneo-maxilofaciales mediante movimientos óseos maxilares y mandibulares.

Procedimiento quirúrgico

La cirugía ortognática se realiza bajo anestesia general. El cirujano maxilofacial realiza una incisión en la boca o en la cara, para acceder a los huesos maxilares y mandibulares. Posteriormente, los huesos se mueven a la posición deseada y se fijan en su lugar con placas y tornillos.

Incisión

La incisión se realiza en la boca o en la cara, según la región anatómica que se va a intervenir.

  • Incisión intraoral: se realiza en el interior de la boca, a lo largo de la línea de las encías. Esta incisión es la más común, ya que permite acceder a los huesos maxilares y mandibulares sin dejar cicatrices visibles.
  • Incisión extraoral: se realiza en el exterior de la cara, a lo largo de la línea de la mandíbula. Esta incisión se utiliza en casos de deformidades faciales graves, en los que es necesario acceder a una mayor área de tejido óseo.

Movimiento de los huesos

Una vez realizada la incisión, el cirujano maxilofacial mueve los huesos maxilares y mandibulares a la posición deseada. El movimiento de los huesos se realiza utilizando instrumentos quirúrgicos especializados.

Los huesos maxilares y mandibulares pueden ser movidos en cualquier dirección, dependiendo de la deformidad que se esté corrigiendo. Por ejemplo, en caso de prognatismo mandibular, la mandíbula inferior se moverá hacia atrás.

Fijación de los huesos

Tras el movimiento para situar los huesos en la posición adecuada es momento de fijarlos. La fijación se realiza mediante placas y tornillos. El objetivo es que los huesos no se muevan de su sitio durante el proceso que dura la cicatrización. 

Se trata de placas y de tornillos que suelen estar hechos de titanio, un material biocompatible que no provoca rechazo por parte del organismo.

Duración de la cirugía

La duración de la cirugía ortognática varía en función de la complejidad del caso, pero suele durar entre 2 y 4 horas.

¿Cuáles son los cuidados postoperatorios de la cirugía ortognática?

La cirugía ortognática es una intervención quirúrgica compleja que se realiza para corregir las deformidades dento-cráneo-maxilofaciales mediante movimientos óseos maxilares y mandibulares. Los cuidados postoperatorios de la cirugía ortognática son importantes para garantizar una recuperación exitosa.

  • Consumo de alimentos blandos o líquidos

Tras la cirugía, es decir, en las primeras semanas es importante consumir alimentos blandos y líquidos. Inferior alimentos duros puede provocar el movimiento de los huesos. Para evitarlo, es importante tomar alimentos como los purés, batidos, sopas, yogures y todos aquellos que no impliquen un movimiento agresivo y fuerte de los dientes. 

  • Uso de una férula de inmovilización

Durante las primeras semanas además del tipo de alimentos que se ingieren, el paciente debe llevar una férula de inmovilización. La férula suele estar hecha de plástico y se coloca sobre los dientes. 

  • Medicamentos para el dolor y la inflamación

El paciente puede tomar medicamentos para el dolor y la inflamación para ayudar a controlar los síntomas postoperatorios. Los medicamentos recetados más comunes son los analgésicos y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

  • Otros cuidados postoperatorios

Además de los cuidados mencionados anteriormente, el paciente también deberá seguir las siguientes recomendaciones:

-Descansar lo suficiente.

-Evitar el esfuerzo físico.

-Mantener la boca limpia y húmeda.

-Cepillar los dientes con cuidado.

-Evitar fumar.

  • Hospitalización

El paciente suele permanecer hospitalizado durante 1 o 2 días después de la cirugía. Durante este tiempo, el cirujano maxilofacial supervisará su recuperación y le dará instrucciones sobre los cuidados postoperatorios.

  • Rehabilitación

Después de la hospitalización, el paciente deberá someterse a un programa de rehabilitación para ayudar a restaurar la función de los maxilares. El programa de rehabilitación puede incluir ejercicios para fortalecer los músculos de la mandíbula y la cara, así como terapia del habla.

¿Cuáles son los resultados de la cirugía ortognática?

La cirugía ortognática es una intervención quirúrgica compleja que se realiza para corregir las deformidades dento-cráneo-maxilofaciales mediante movimientos óseos maxilares y mandibulares. Los resultados de la cirugía ortognática suelen ser muy satisfactorios, tanto en términos de salud como de estética.

En términos de salud, la cirugía ortognática puede ayudar a mejorar en muchos aspectos. Algunos de los más destacados son los siguientes:

  • Masticación: la cirugía tiene el objetivo de mejorar la posición de los dientes. Inevitablemente el cambio ayuda a mejorar la masticación y la digestión de los alimentos. 
  • Respiración: la alineación de la mandíbula tiene consecuencias en la respiración. Por ello, cuando se mejora la posición consecuentemente mejora la respiración. De gran ayuda para quienes sufren apnea del sueño. 

En términos de estética, la cirugía ortognática también permite obtener buenos resultados en otros aspectos, que se han de tener en cuenta: 

  • Apariencia facial: la cirugía puede corregir las deformidades faciales. Por ejemplo, una barbilla prominente (prognatismo) o lo contrario, un mentón retraído (retrognatismo).
  • Confianza: al fin y al cabo los problemas que generan este tipo de cirugía puede ayudar a mejorar la confianza y la autoestima de uno mismo. 

Por todo ello, todo paciente que se somete a este tipo de cirugía, experimenta una mejora en muchos ámbitos. Empezando por la calidad de vida y terminando por la estética.  

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
Galeria
Scroll al inicio