Revista de Actualidad y Tecnología
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué cualidades caracterizan a un buen traductor?

Un profesional puede reconocer inmediatamente una falta de traducción. Un traductor que no domina suficientemente el idioma de destino puede producir frases extrañas o utilizar términos que no sean adecuados para el contexto respectivo. Esto también se aplica a las traducciones automáticas. La gramática incorrecta o la palabra incorrecta suelen ser más perceptibles para el lector que el contenido incorrecto.

Sin embargo, a veces no es tan fácil determinar si una traducción es buena y cumple con las especificaciones o no; aquí también hay que tener en cuenta el informe previo del cliente. Los profesionales de Traduspainsh han reunido una serie de criterios que puedes utilizar para reconocer una buena traducción. Sin los conocimientos necesarios de idiomas extranjeros, algunos son difíciles de evaluar; otros, en cambio, pueden clasificarse fácilmente de inmediato.

¿Estás buscando un experto para traducir tu contenido y hacer que tu oferta sea accesible a una audiencia multilingüe? Descubre las cualidades esenciales que todo buen traductor debe tener y que puedes utilizar para reconocer a traductores fiables y cualificados.

1. Un buen traductor sólo realiza traducciones a su lengua materna

Lo primero que debes saber es que un traductor profesional sólo traduce a su lengua materna. Este es un factor esencial para garantizar la calidad de la traducción. Como siempre ha estado rodeado de su lengua materna, conoce todos los matices de la lengua y por ello tiene un vocabulario mucho más amplio y unas habilidades más desarrolladas que un traductor que traduce a un idioma que no utiliza desde pequeño.

2. Debe ser un experto en un campo específico

Un buen traductor suele estar centrado en un campo concreto : derecho, finanzas, marketing, medicina…

Gracias a esta especialización, tiene habilidades distintivas y conocimientos especializados y un dominio perfecto del vocabulario en el área respectiva.

Por lo tanto, es extremadamente importante buscar los servicios de un traductor que se especialice en el área temática involucrada en la traducción. En algunos casos, la falta de conocimientos especializados puede provocar errores de traducción con consecuencias perjudiciales.

3. Tiene un amplio conocimiento de las peculiaridades culturales

El proceso de traducción no debe reducirse únicamente a las habilidades lingüísticas. Gran parte del trabajo de un traductor consiste en traducir el texto según criterios culturales.

Esto se aplica en particular a las traducciones de contenidos de redes sociales, traducciones literarias y traducciones para publicidad y marketing. Estos últimos suelen utilizar referencias culturales (eslóganes, juegos de palabras…) cuyos equivalentes se pueden encontrar en la cultura de destino, manteniendo el significado del texto de origen. Por tanto, se trata de un proceso muy complejo que requiere que un buen traductor tenga un conocimiento profundo de la cultura respectiva.

4. Se caracteriza por el cuidado, la discreción y la puntualidad

La precisión, la discreción y la puntualidad se encuentran entre las cualidades más importantes de un buen traductor. Todo traductor profesional debe entregar los documentos traducidos en el plazo acordado. Se requiere confidencialidad durante el procesamiento y el experto debe mantener en secreto toda la información del cliente.

Además, es fundamental que la traducción se realice minuciosamente para obtener un resultado libre de errores de significado, erratas y redacción torpe.

Ser un buen traductor también significa poder hacer preguntas a tu cliente para obtener información sobre el documento a traducir (el contexto, algún requerimiento específico…).

5. Proporciona una traducción precisa y fluida

Un buen traductor profesional debe poder realizar una traducción fluida que conserve íntegramente el significado original. Sin embargo, no debe proporcionar una traducción literal que sea demasiado “mecánica” y permita que la frase original brille.

La dificultad de una buena traducción es que el traductor demuestre que sabe preservar el mensaje del texto original adaptándolo al idioma y a la cultura de la lengua dada. Gracias a esta experiencia, en el documento traducido no se aprecia ni el más mínimo rastro del proceso de traducción.

6. Utiliza la terminología especializada deseada y utilizada por el cliente

La calidad de una buena traducción se puede medir mediante el uso de palabras y términos técnicos correctos en los lugares correctos. Es importante utilizar la terminología especializada deseada y utilizada por el cliente (por ejemplo, definida en un glosario proporcionado), así como reconocer los términos especializados como tales y traducirlos correctamente. Un sistema llamado memoria de traducción también puede ayudar.

Para las traducciones especializadas se utilizan, por regla general, diccionarios especializados adecuados: términos que se suponen conocidos pueden tener un significado diferente en el lenguaje técnico; una mala interpretación por parte del traductor puede provocar graves errores fácticos que pueden tener incluso consecuencias jurídicas.

7. Es auténtico/a

Una máxima muy conocida de los traductores es: “Lo más cerca posible (del texto original) y con la libertad necesaria. Por lo tanto, un hablante nativo no debería poder decir que el texto fue escrito originalmente en otro idioma. Esto también incluye garantizar que se haya elegido la variedad correcta, siempre que el traductor haya sido informado de ello. Por ejemplo, el español latinoamericano utiliza términos diferentes al español castellano, al igual que el inglés británico y americano difieren.

8. Da orientación al grupo objetivo

¿A quién debe llegar la traducción? Si se elige el estilo de manera que el lector adecuado se sienta dirigido y se transmita el “mensaje”, se puede asumir que la traducción ha sido exitosa. Cuando se trata de textos de marketing, es importante tener en cuenta las características específicas de la cultura y formular un texto en el idioma de destino adecuado que se reciba y consiga lo deseado.

9. Utiliza la adecuada sintaxis

La estructura de la oración corresponde a las reglas del idioma de destino. Las conexiones y relaciones entre oraciones se vuelven claras y la estructura de la oración corresponde a lo que uno esperaría en el tipo de texto traducido. Los folletos publicitarios suenan diferentes a los artículos científicos o materiales de formación. Esto también debería quedar claro en una traducción de alta calidad.

10. Emplea frases idiomáticas correctas

Lo que las herramientas de traducción automática tuvieron que afrontar al principio: traducir correctamente modismos como refranes. Las traducciones literales estaban a la orden del día aquí e incluso un traductor inexperto puede caer en la trampa de no reconocer un proverbio como tal y traducirlo literalmente en lugar de utilizar el equivalente correcto en el idioma de destino.

11. Crea contenido correcto

Ya sea la descripción del producto, el folleto de la empresa o los términos y condiciones generales, el contenido correcto es fundamental en toda traducción. Por muy bueno que pueda parecer un texto, si el contenido ha sido traducido incorrectamente o se han omitido detalles importantes, no es una buena traducción.

12. Emplea la forma correcta

Un informe anual está estructurado de manera diferente a un manual técnico y éste, a su vez, está estructurado de manera diferente a un contrato de alquiler. Dependiendo del orden y la instrucción, la estructura original del original debe preservarse o incorporarse a las costumbres del idioma de destino. Los comunicados de prensa en otro idioma pueden requerir factores adicionales que no están presentes (en el mismo lugar) en el idioma de origen. Un buen traductor no sólo sabe lo que requiere el idioma de destino, sino que también conoce el tipo de texto correspondiente en el otro idioma.

13. Tiene una gran pericia

Muchas traducciones requieren no sólo excelentes habilidades lingüísticas, sino también conocimientos especializados. Pero el hecho de que tengamos 10 dedos no significa que podamos tocar el piano automáticamente. Esto significa que el hecho de que alguien sea hablante nativo y hable inglés, por ejemplo, no significa que pueda traducir adecuadamente un texto técnico altamente especializado al inglés. Las traducciones jurídicas o técnicas no pueden ser traducidas fácilmente a otro idioma por personas sin experiencia. Las construcciones de oraciones largas o conexiones complejas deben reconocerse en el idioma de destino y traducirse utilizando los términos correctos.

14. Aporta y demuestra fiabilidad

Un traductor profesional y experimentado acordará contigo una fecha de entrega de la traducción y la cumplirá. La confiabilidad también incluye estar disponible para responder preguntas y entregar el pedido en el formato deseado (por ejemplo, como documento de Word o PDF).

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
Galeria
Scroll al inicio