Revista de Actualidad y Tecnología
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Sigue creciendo la salud dental en nuestro país

Ha llegado la hora de que hablemos de un asunto del que llevamos tiempo estando pendientes y que queremos compartir con vosotros y vosotras. Queremos hablar de un aspecto tan importante como la salud dental, que muchas veces no cuenta con el respaldo que debería pero que es una de las ramas de la salud que más y mejor puede garantizar una cierta calidad de vida. Los problemas bucodentales son muy puñeteros y nos pueden llegar a hacer la vida imposible, así que debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para intentar resolverlos… y a la máxima brevedad posible.

Y una de las mejores maneras que tenemos de cuidar de esa salud dentales acudiendo al dentista no sólo cuando empezamos a ser conscientes de que tenemos algún tipo de problema en nuestra boca, sino también acudiendo a él de manera periódica para prevenir la aparición de cualquier tipo de molestia o desgaste. Esa es solo una recomendación, pero podríamos hablar de algunas más. Simplemente nos quedaremos con una más, que es la que tiene que ver con el cepillado de nuestros dientes tres veces al día. Y tienen que ser un cepillado de al menos dos minutos de duración. A fondo. Sin fisuras.

¿Qué podríamos decir respecto al cuidado de los dientes en España? Lo cierto es que tradicionalmente hemos padecido problemas en ese sentido por no haber sido un país que cuide demasiado de su boca y que esté pendiente de sus necesidades. Durante el siglo XX, la población española se ha sometido a problemas como la caries o como la pérdida de piezas dentales puesto que ha resultado especialmente complicado que la gente encontrara la manera de cuidar de todo ello con los bajos ingresos que han acumulado las familias en tiempos de mucha necesidad, que en España han sido bastantes a lo largo de los últimos 100 o 150 años.

En una información que hemos encontrado en la web de The Objective se indica que la salud dental en España es una especie de paradoja puesto que existe una enorme cantidad de dentistas en España y nadie los visita. Es algo de lo que los profesionales del sector se han venido haciendo eco a lo largo de las últimas décadas. Desde el sector odontológico siempre se ha alertado de la necesidad de promover campañas de concienciación a fin de que nadie tenga que experimentar como su boca y sus dientes se van degradando poco a poco a causa de la falta de cuidado.

Es verdad que no existe ningún país que sea perfecto en ese sentido. Siempre hay un porcentaje de gente que parece no mostrarse interesada en cuidar de sus dientes o que no puede hacerlo en cada región del mundo. Sin embargo, sí que era necesario que en España fuéramos más allá y empezáramos a levantar la voz en este sentido. Se trata de un problema de salud y, como es lógico, tiene que ser un tema de interés general para todo el mundo. Por tanto, hacer oídos sordos ante las palabras de los dentistas y los expertos en esta materia no va a ser nunca una buena manera de proceder.

Es verdad que, como en todos los ámbitos de la vida, no ha existido una especie de punto de inflexión que parece estar empezando a cambiar las cosas. Hablamos de la pandemia, un momento de la vida en el que apostar por la higiene y la limpieza ha sido clave para evitar el contagio y en el que el cuidado de la boca ha sido clave también para evitar contraer el virus. Los españoles y las españolas hemos sido muy conscientes de todo esto y hemos depositado nuestra confianza para ello en un cepillado dental que se produce tres veces al día, lo cual ha mejorado nuestra salud bucal.

En una noticia publicada en la página web Consalud.es se refleja exactamente lo que os acabamos de comentar. Se dice en esta información que los españoles fueron una auténtica referencia en cuidado bucodental durante la pandemia, que fuimos los que más mejoraron en ese sentido con respecto a la situación anterior. Y esa es una noticia excelente. Aunque es verdad que la pandemia fue una desgracia tanto a nivel social como económico, encontrarnos con algún dato positivo que se haya producido en este periodo de tiempo nos ha sacado una sonrisa. Y nunca mejor dicho.

Ahora si nos tomamos en serio todo lo que tiene que ver con nuestra salud dental… y se nota. Apunta un estudio elaborado por expertos de la clínica dental Gaudí que no solo ha aumentado la cantidad de personas que acuden ahora al dentista, sino que al mismo tiempo ha decrecido el número de problemas que padece el paciente medio en la actualidad. Este es el objetivo que teníamos percibiendo desde hace mucho tiempo como sociedad y que estamos viendo cumplido tras muchos esfuerzos y desilusiones previas.

El tiempo es clave

Como en casi todas las ramas de la salud, el tiempo es fundamental dentro de lo que conocemos como higiene bucal. Si una persona deja estar un problema en su boca por mucho tiempo, al final va a existir una cantidad mucho menor de opciones de resolver el problema con la menor cantidad de problemas (y de coste para el paciente). El tiempo es una variable fundamental en lo relativo a este asunto y no cabe la menor duda de que promover todo lo que tenga que ver con anticiparse a los problemas o solucionarnos a la máxima brevedad posible si ya se han producido es fundamental para evitar problemas físicos o económicos.

Cuidar la alimentación, otra variable a tener en cuenta 

Para evitar la aparición de problemas dentales, otro de los asuntos que haríamos bien en tener en consideración sería cuidar mucho de lo que comemos. Si abusamos de los productos azucarados o del café y si tenemos por costumbre fumar cigarrillos, es mucho más probable que vayamos a presentar algún tipo de problema en nuestra boca. En cambio, teniendo controlado este consumo veremos como nuestra salud mental no se degrada en la medida en que sucede en el primero de los casos.

Normalmente, la alimentación debe ser equilibrada para garantizar una dieta sana. También es importante que sea así para mantener a salvo nuestros dientes de cualquier tipo de problema que le pueda poner en un aprieto. Por eso, los dietistas suelen incidir en que la idoneidad de seguir sus consejos no solo tiene que ver con el peso de una persona, sino que también va a girar en beneficio de mejorar nuestra salud dental, que no es moco de pavo y que ya hemos visto que es una asignatura pendiente en España.

El ejercicio físico es otro de los parámetros que siempre le va a venir de perlas a la salud dental. Hay conexiones que los expertos en salud ya se han encargado de explicar y la que existe entre el ejercicio físico y la salud dental es muy importante. Cuando no cuidamos de nuestra boca como es debido, tendemos a estar más cansados y, por si fuera poco, nos exponemos a padecer más lesiones, asunto del que también hay que estar pendientes y que conlleva un riesgo a evitar.

Más molestias causadas por una mala salud dental

No cuidar lo suficiente de nuestros dientes tiene, además de todo lo que hemos dicho, una influencia directa sobre las molestias que podemos estar padeciendo en otras partes del cuerpo. Dos de los ejemplos que mejor lo ponen de manifiesto es el dolor de cabeza y el dolor de oído, que pueden ser provocados en ocasiones por dolores en los dientes. Esto eleva todavía más la necesidad que puede tener el ser humano de cepillar sus piezas dentales a diario, acudir al dentista al menos una vez cada año y de cuidar de lo que consume, manteniendo algunas sustancias alejadas de nuestra boca.

Siempre se suele hacer hincapié en que hay que transmitir todos estos buenos valores a los más pequeños para que cojan el hábito de cuidar de sus dientes desde que son pequeños. A nosotros, eso nos parece perfecto, como no podía ser de otra manera, pero creemos que debería ser posible que la precaución la pidiésemos para todos los grupos de población. Ni que decir tiene que, cuanto más extensibles sean todos estos consejos a la gente, mucho mejor nos va a ir como sociedad en materia de salud dental.

Estamos convencidos de que España va a seguir creciendo en lo relativo a este asunto. Ojalá que así sea. Creemos que ahora existe una mayor conciencia y que las nuevas generaciones son mucho más proclives para cuidar de sus dientes, además de que cuentan con mayores herramientas para hacerlo (sobre todo porque la educación ha evolucionado mucho en relación a este cometido). Por tanto, tenemos todos los ingredientes para equipararnos a la creme de la creme europea, que es a lo que debemos aspirar y el que debe ser nuestro objetivo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
Galeria
Scroll al inicio