Revista de Actualidad y Tecnología
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué es el efecto látigo en una cadena de suministro y cómo abordarlo o evitarlo?

Los diversos componentes de una cadena de suministro (incluidos clientes, proveedores, fabricantes y minoristas) tienen un control limitado sobre todo el proceso, pero sus acciones influyen en todos los demás. A medida que estas diversas partes intentan responder a las fluctuaciones de la demanda, crean efectos dominó en toda la cadena. Uno de estos efectos es el efecto látigo. Este fenómeno lleva el nombre del movimiento de un látigo, donde un pequeño movimiento de la muñeca da como resultado un movimiento mucho mayor e incontrolado al final del látigo.

En una cadena de suministro, el efecto látigo se produce cuando cada parte aumenta gradualmente un pico inicialmente pequeño en la demanda. Cada miembro de la cadena de suministro compensa en exceso esta demanda con un exceso de producto, lo que resulta en un aumento de la producción, pronósticos de demanda inexactos e inventarios inconsistentes.

Afortunadamente, se puede mitigar o prevenir el efecto látigo en la cadena de suministro con los recursos y la planificación adecuados. Los expertos en liquidaciones de stocks Liquistocks, nos han indicado cuál es el impacto del efecto látigo en la gestión de una cadena de suministro y qué se puede hacer al respecto para evitarlos o abordarlo en tu empresa y socios.

¿Qué es el efecto látigo en la gestión de la cadena de suministro?

El efecto látigo es la distorsión de la demanda y el aumento de la volatilidad que se produce cuando las previsiones y los pedidos pasan del minorista al fabricante.

Cuando se produce un aumento en la demanda, cada parte de la cadena de suministro agrega productos adicionales a sus pedidos para actuar como amortiguador. Si sólo una parte lo hace, cumple la función necesaria de garantizar que los productos estén en stock. Sin embargo, cuando todos los involucrados hacen esto, se generan pronósticos inexactos, acaparamiento de inventario, exceso de existencias ineficiente y productos agotados de forma tardía.

Ejemplo del efecto látigo en acción

1. Supón que un minorista vende calentadores y normalmente vende un promedio de cinco unidades por día. Cuando las temperaturas empiezan a bajar en invierno, las ventas aumentan a 15 piezas por día. El minorista ajusta sus pronósticos y solicita un inventario de 20 piezas por día a su mayorista para satisfacer la demanda.

2. El mayorista que recibe el pedido de 20 artículos luego pide 30 unidades al fabricante.

3. El fabricante recibe un pedido de 30 piezas y aumenta su cantidad de producción a 40 piezas.

Un pico de demanda de 15 unidades por día se ha ampliado a 40 unidades, muchas de las cuales no llegarán a los minoristas hasta después del pico de demanda.

Producir productos lleva tiempo. Entonces, ¿qué sucede si se adelanta la primavera mientras se fabrican estos artículos? Para el minorista, las ventas de calefactores disminuirían inmediatamente. Las previsiones del minorista ya no son precisas y no pedirá más unidades, a pesar de que la producción ha aumentado.

Los miembros de la cadena de suministro pueden aumentar el efecto látigo acumulando su inventario. Cuando los artículos iniciales escasean, muchos compradores realizan pedidos al por mayor para amortiguar su inventario y evitar problemas de bajo inventario. Esto casi garantiza que las fuentes upstream experimentarán una escasez seguida de un aumento de la producción, a pesar de los pocos cambios en la demanda. A medida que la demanda asciende en la cadena, el inventario se vuelve más incontrolable y difícil de predecir, especialmente porque muchos miembros de la cadena de suministro no trabajan juntos tan bien como podrían.

Todo esto conduce a períodos de exceso o escasez de existencias e imprevisibilidad en toda la cadena de suministro.

Causas del efecto látigo

Aunque el efecto látigo comienza con simples picos de demanda, hay muchos otros elementos que contribuyen a él:

  • La complejidad de la cadena de suministro: las cadenas de suministro globales son cada vez más complejas. La demanda de los consumidores está cambiando, los pedidos son más diversos y los datos detallados están ampliamente disponibles. Estos y muchos otros factores pueden dar lugar a una cadena de suministro compleja pero competitiva. Estas cadenas de suministro suelen involucrar más partes y puntos de contacto donde el efecto látigo puede entrar en juego.
  • Expectativas de los consumidores: satisfacer las necesidades de los clientes a menudo requiere más opciones, como la recogida en tienda y la entrega directamente del proveedor. Estos diferentes requisitos obligan a aumentar los inventarios de productos y a utilizar diferentes proveedores. Esto a menudo resulta en inventarios demasiado altos.
  • Pedidos al por mayor: los miembros de la cadena de suministro pueden redondear sus pedidos hacia arriba o hacia abajo para mayor comodidad, o esperar hasta una fecha específica para realizar el pedido. Por tanto, la demanda no se refleja con precisión.
  • Fluctuaciones de precios: los descuentos, las rebajas y otras ofertas influyen en la demanda típica y pueden dar lugar a pronósticos inexactos cuando los compradores intentan equilibrar estas ventas con sus esfuerzos habituales de pronóstico.
  • Compras de pánico: el juego de raciones se produce cuando el inventario ascendente se vuelve escaso, lo que hace que los minoristas y proveedores soliciten cantidades mayores y se abastezcan de su propio inventario para garantizar que puedan satisfacer la demanda, lo que a menudo afecta a toda la cadena de suministro. Un estudio encontró que el juego de racionamiento aumentaba el efecto látigo entre un 6 y un 19%.
  • Plazos de entrega prolongados: si los productos de reabastecimiento tardan mucho en llegar al vendedor, no pueden satisfacer la demanda y ayudar al vendedor a satisfacer las necesidades del cliente.

Cómo afecta el efecto látigo a la cadena de suministro

Los impactos del efecto látigo en la gestión de la cadena de suministro son significativos e incluyen:

  • Costos de almacenamiento: El costo del exceso de inventario no es barato. Debes pagar por el espacio de almacenamiento físico. Los costos de transporte y venta de los artículos excedentes aumentan cuando hay que ofrecer los productos con descuentos para atraer a los clientes a comprarlos. El efecto látigo también hace que los costos de almacenamiento y transporte sean menos predecibles.
  • Aumento de mano de obra: debes pagar a los empleados para que procesen, clasifiquen y vendan artículos adicionales. Si un vendedor se queda sin productos, es posible que tenga que trabajar más para encontrar alternativas u organizar entregas posteriores. Estos requisitos laborales pueden acumularse.
  • Expectativas insatisfechas de los clientes: cuando un producto se agota, puede dañar tu reputación y tus ganancias. Ya sea que estés tratando de satisfacer las necesidades de los consumidores o de otros miembros de la cadena de suministro, la incapacidad de entregar productos puede molestar a tus clientes, hacer que parezcas menos confiable y hacer que algunos de ellos busquen nuevos socios o marcas.
  • Desperdicio: Dependiendo del producto con el que esté trabajando, un inventario excesivo puede generar un desperdicio costoso. Para bienes de consumo como alimentos o medicamentos, es posible que se supere la fecha de caducidad antes de que pueda reducir tu inventario. Estos eventos pueden reducir el valor de los artículos.

Cómo controlar el efecto látigo

Si puedes mantener el efecto látigo al mínimo, podrás garantizar una gestión de la cadena de suministro más predecible y rentable. A continuación se ofrecen algunos consejos sobre cómo lograrlo.

1. Incrementar la transparencia entre proveedores y clientes

El efecto látigo aumenta porque los miembros de la cadena de suministro no tienen una visión completa de por qué los compradores están aumentando la demanda. Mejorar la transparencia en toda la cadena puede ayudar a todos a ver el contexto del cambio en la demanda. ¿El aumento de pedidos se debe a un descuento, una necesidad estacional o algo más? Los miembros pueden identificar qué podría estar causando reacciones exageradas y abordarlas antes de que el látigo se salga de control.

Algunas herramientas que ayudan aquí son:

  • Intercambio electrónico de datos (EDI): EDI permite el intercambio de documentos comerciales con socios como proveedores, clientes, transportistas y proveedores externos (3PL) en tiempo real. Los sistemas EDI pueden automatizar procesos comerciales y optimizar una variedad de tareas, tales como: pedidos, avisos de envío y facturación. Reemplazan y estandarizan muchos procesos manuales, como por ejemplo: correo postal, correo electrónico y fax. De esta forma, el EDI puede acelerar la comunicación, aumentar la transparencia y mejorar las relaciones con tus socios.
  • Inventario gestionado por el proveedor (VMI): a través de los programas VMI, los proveedores reciben datos de pronóstico y ventas en tiempo real de sus socios intermedios. Combinados con configuraciones predeterminadas, como presencia mínima/máxima en los estantes, los datos se procesan a través de un algoritmo para crear recomendaciones de reposición. Con VMI, los proveedores ya no tienen que esperar a que los minoristas o distribuidores se queden sin inventario antes de volver a realizar pedidos. En cambio, pueden planificar la llegada de un nuevo envío en el momento adecuado para minimizar tanto el desabastecimiento como el exceso de existencias.
  • Internet de las cosas (IdCT): El IdC es un área en auge de la gestión de la cadena de suministro. Los sensores conectados a su sistema pueden proporcionar información en tiempo real sobre los niveles de inventario y la ubicación de los productos. Una mayor transparencia para la empresa puede conducir a una mayor transparencia para los socios a lo largo de la cadena de suministro. Además, existen otras ventajas para la predicción, por ejemplo: la detección de mal funcionamiento y requisitos de mantenimiento que puedan afectar las operaciones o la calidad del inventario.
  • Portales de habilitación de proveedores: incluso sin EDI, proveedores y compradores pueden comunicarse de manera eficiente y estandarizada a través de portales de habilitación de proveedores. Los portales permiten una fácil integración con soluciones EDI, así como con interfaces web EDI, para que los sistemas de usuarios y no usuarios puedan trabajar juntos en armonía.

2. Empieza a predecir

Los pronósticos inteligentes son clave para comprender mejor los cambios en la demanda. Con la amplia gama de software de inventario inteligente disponible en el mercado, puedes recopilar datos sobre casi cualquier elemento empresarial y convertirlos en información valiosa y procesable para evitar el efecto látigo.

El análisis predictivo utiliza algoritmos y cálculos avanzados para interpretar tendencias históricas y eventos actuales y pronosticar tendencias futuras. Estos programas pueden variar desde simples hasta complejos y muchos utilizan inteligencia artificial (IA), pero todos se basan en datos de alta calidad.

La previsión de la demanda puede ser complicada y el análisis predictivo puede mejorar este proceso al aprovechar más información. Las herramientas predictivas también pueden ayudarte a determinar los niveles de inventario y los métodos de envío ideales. Cuando combinas herramientas predictivas como VMI con dispositivos IdC, otras herramientas de recopilación de datos y EDI, puedes mejorar significativamente la gestión de inventario.

3. Fomentar la colaboración entre socios

Los diferentes miembros de la cadena de suministro deben trabajar juntos para evitar el efecto látigo. El intercambio de información juega un papel importante aquí, ya que permite que diferentes empresas trabajen juntas y vean más de la cadena de suministro que solo el nivel que controlan. La colaboración es particularmente importante en cadenas de suministro cada vez más globalizadas, donde los productos pueden cruzar fronteras y pasar por muchas etapas diferentes de la cadena de suministro.

Los datos en tiempo real y la visibilidad de un extremo a otro son esenciales. El envío de pedidos, por ejemplo, está lejos de ser una colaboración estratégica en la que tú y tus socios trabajais para mejorar la precisión de los pronósticos, fortalecer las relaciones y prevenir interrupciones antes de que ocurran. Alinear tus indicadores clave de rendimiento (KPI) y otros indicadores clave de rendimiento puede ayudar a garantizar que todos estén en la misma página. VMI es fundamental para este enfoque porque reúne la información necesaria para la colaboración en un solo lugar y utiliza EDI para transferir y utilizar datos de inventario y pedidos entre socios.

La colaboración sólida es una de las mejores defensas contra el efecto látigo que normalmente resulta de prácticas inconexas de gestión de inventario.

4. Acortar los plazos de entrega

Los plazos de entrega prolongados pueden exacerbar el efecto látigo, ya que los productos llegan mucho después de ser necesarios y se convierten en un exceso de inventario. Reducir los plazos de entrega en todos los ámbitos y realizar pedidos cuando la demanda es alta puede mitigar los problemas de látigo.

Los factores que afectan los plazos de entrega dependen de las necesidades de tu empresa, pero algunas estrategias para reducir los plazos de entrega incluyen:

  • Utilizar proveedores locales de confianza: al reducir la distancia que debe recorrer el producto, se pueden reducir los tiempos de entrega y los costos. Esta opción no siempre es viable, pero siempre es posible encontrar socios fiables y rápidos.
  • Invierte en VMI: en lugar de esperar a que lleguen los pedidos, puedes utilizar datos en tiempo real para acelerar el reabastecimiento y reducir drásticamente o incluso eliminar el tiempo que los estantes están vacíos.
  • Contratar a un Responsable de Logística: Tener un miembro del equipo dedicado únicamente a la logística permite mejorar el nivel de seguimiento y atención a la gestión de inventario. Idealmente, puede reducir los plazos de entrega y ayudar con otros elementos del efecto látigo.
  • Verifica tus métodos de envío: si los plazos de entrega prolongados o las entregas inconsistentes son un problema para ti, debes verificar si tienes otras opciones de envío.
  • Automatización de la fabricación: en la fabricación, es posible que puedas ofrecer plazos de entrega más cortos con equipos y software automatizados que contribuyan a un proceso más eficiente.

Los plazos de entrega deben ser cortos y precisos. Incluso si no puedes reducir significativamente tus plazos de entrega, un cálculo correcto puede ayudar a garantizar que los pedidos se cumplan mejor y que los clientes se sientan menos decepcionados.

5. Minimizar o compensar las fluctuaciones de precios

Si realizas promociones o descuentos frecuentes, puedes alterar el comportamiento de compra típico y tener más dificultades para predecir la demanda. Examina tu actitud hacia estas acciones y determina si pueden estar causando más trastornos que beneficios. Puede que no necesites eliminarlos por completo, pero sí deberías minimizarlos o incorporarlos más estrechamente a tus predicciones y pronósticos.

Conclusión acerca de implementar la tecnología adecuada

El efecto látigo puede salirse rápidamente de control y afectar a cada parte de la cadena de suministro con efectos adversos. La visibilidad y la transparencia se encuentran entre los mejores recursos para combatir el efecto látigo, y las plataformas adecuadas pueden ayudarte a encontrar ambas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
Galeria
Scroll al inicio